BABESLEAK

BABESLEAK

2011/09/20

CHOGOLISA


Tamayoren argazki ederra, Hidde Peak-eko III. kanpamenturik aterata.
Chogolisak bi tontor ditu, altuenak 7665 metro ditu. Etxe baten itxura duen ametsetako mendia izan da beti. Ez da gailur horretan euskaldunik egon.

(El chogolisa con sus dos cumbres desde el C.III del Hidden Peak. Tamayo es un fabuloso fotografo)

2011/09/16

BROAD PEAK


Louis Rousseau lagun kanadarrak bidali dit argazki hau. Aspaldikoa den arren, itzela da berriz ikustea. Puntaren puntan, neu nago, Fertxo eta Carlos Soriaren zain. Atzean lagun gehiago datoz.


(Louis me ha enviado esta fotografia. Sospresa al verme en la punta, en la cima del Broad Peak, en el 2007. La vista es brutal!)

2011/09/15

WALTER BONATTI

"La montaña me ha enseñado a no hacer trampas, a ser honesto conmigo mismo y con lo que hago. Afrontada de cierta manera, la montaña es una escuela indudablemente dura, a veces incluso cruel, pero sincera, lo que no siempre sucede en la vida diaria. Así pues, si traslado estos principios al mundo de los hombres, me veré considerado al instante como un tonto. Es verdaderamente díficil conciliar estas diferencias. De ahí la importancia de fortalecer el espíritu, de elegir lo que se quiere ser. Y, una vez elegida la dirección, se debe ser lo suficientemente fuerte como para no sucumbir a la tentación de tomar otra."

2011/09/13

CARLOS SORIA


Carlos Soriaren mendizaletasunaren ispilua. Hainbat igoera eta bere hitz apalak. Polita izan da bere ondoan ikustea Broad Peak-eko tontorrean.
No había visto este video. Estamos juntos en la cumbre del Broad Peak.
Un abrazo Carlos.

2011/09/12

CONCORDIA


Izen batzuk ez daude ondo jarrita, baina hala ere, ikuspegia itzela da.
Aunque algunos nombres están confundidos, la foto merece!

ATXARTE

2011/09/07

CESEN ROUTE


Alex eta konpainiak kurritutako linea. Beste amets bat?

2011/09/05

GERLINDE (por Ferran)


La noticia que a encumbrado a Gerlinde Kaltenbrunner como la primera mujer en conquistar los 14 sin oxigeno ha reabierto el eterno debate sobre la moral y la pureza de este deporte tan complejo. Los que conocemos a Gerlinde –decir, como dicen algunos, que es una amiga, me parecería una pedantería oportunista- y hemos compartido algunas expediciones con ella, nos sumamos a esa alegría compartida por toda la comunidad de escaladores.

Esta coincidencia no es gratuita: la gente se alegra en general de los éxitos de aquellos que se lo merecen y al mismo tiempo recela de aquellos éxitos que son fruto de la suerte, o de artimañas que buscan atajos, o que son resultado directamente de la trampa. No es éste último el caso de Gerlinde, y por ello la unanimidad absoluta en felicitarla. He podido vivir en primera persona, -en el Dhaulagiri y en el Broad Peak, con quien compartí ascensión y cumbre-, que los elogios son más que merecidos. Mujer apasionada por la montaña de una manera sincera y rotunda, muy preparada física y técnicamente, con mucha iniciativa y una determinación estricta, estamos hablando de una excelente montañera, en general y de una extraordinaria himalayista en particular. Por lo que he vivido en directo, jamás ha renunciado a abrir huella, a tomar el liderazgo en momentos determinantes, a tirar del carro en situaciones difíciles. Se trata de una de las pocas “mujeres alpinista” que he conocido, que realmente suma, y mucho.

Pero convendremos que nuestra admiración viene, más allá de la fuerza y de la técnica, por aquello tan inconcreto e indefinible como su firme compromiso con unos ciertos valores éticos en la montaña. Unos valores que todavía siguen en discusión y que le dan, en el fondo, esta dimensión de pasión al alpinismo. Pero como pasa con conceptos como el bien o el mal, -todos sabemos lo que son, pero no somos capaces de definirlos- los valores éticos de la montaña son muy líquidos y escurridizos. No nos engañemos, también para Gerlinde. De echo, no he conocido todavía a ningún alpinista – ni Reinhold Messner- que puede decirse que sea 100% puro. Por la simple razón de que la total, absoluta y permanente congruencia es imposible, y porque en el fondo tampoco sabemos definir qué es la pureza, porque ha ido cambiando durante la historia, o porque hay una distinta versión -por muy cercana que sea -para cada uno de nosotros. Aunque todos sabemos en qué dirección está, quien es más puro que otro, e intuimos teóricamente en qué premisas se basa. Todos sabemos reconocer lo que es puro, pero nos cuesta definirlo con parámetros exactos.

Por todos estos matices, cuesta mucho situar el debate. En las últimas entrevistas la gente me pregunta siempre sobre lo mismo. Que si el oxigeno, que si Edurne, que si Gerlinde… Sin entrar más a fondo en el debate, cabe decir que es cierto que el estilo de Gerlinde en la consecución de los 14 ha sido más puro. Pero tampoco quiere decir que ambas escaladoras se hayan situado en extremos opuestos. Situemos las cosas en su justa medida: ni Gerlinde ha sido 100% pura, ni Edurne lo opuesto. Gerlinde ha escalado la mayoría de las veces por rutas normales, igual que Edurne y en muchas ocasiones utilizando sin más remedio las cuerdas de otras expediciones. Es cierto que siempre lo ha hecho en grupos pequeños y sin sherpas. Pero tampoco Edurne, cuando los ha utilizado, ha ido acompañada con un ejército de gente, al estilo coreano. La diferencia por lo tanto, en este aspecto es de matiz: Gerlinde ha escalado en un estilo más ligero que el de Edurne, siendo aquella más incisivamente protagonista de sus ascensiones.

Dicho esto, queda el punto más crítico de la discusión, y éste gira entorno de una cuestión que se viene arrastrando desde los años veinte y que ya iniciaron Mallory y compañía. Es el recurrente tema del oxígeno, tema por el cual cada día me preguntan periodistas y conocidos. Ante esta cuestión tan sólo voy a añadir un dato y que cada uno juzgue por su cuenta, pues empiezo a estar cansado del tema. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA), hace unos años dictaminó que utilizar O2 es dopping. Convendremos que el alpinismo es algo más que un deporte, pero que en cualquier caso no debe ser menos que un deporte. Y que en consecuencia deberíamos por lo menos respetar las mínimas reglas de juego que comparten todo el resto de deportes. Si asumimos esta premisa, no cabe otro corolario que le de no poder admitir, DEPORTIVAMENTE hablando, las cumbres oxigenadas como válidas. Ahora bien: la decisión de la AMA ¿tiene carácter retroactivo?. Edurne escaló el Everest con O2 el 2001, cuando todavía no había dictamen. ¿Qué hacemos con las cumbres oxigenadas anteriores a ese dictamen?

El debate sigue siendo sutil. En conclusión de momento sólo puedo decir que estrictamente Edurne ha sido la primera en escalar los 14 y que Gerlinde es moralmente la primera en haberlo logrado. ¿Empate técnico? La historia decidirá donde se sitúan ambas escaladoras. Y de momento, que cada uno de nosotros asuma su propia respuesta.